Comunicado sobre la suspensión de la vacuna de Johnson & Johnson


Contacto con la prensa: Comunicaciones del DOH 
Asuntos del público: línea directa estatal de asistencia para la COVID-19, 1-800-525-0127

El Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) suspenderá el uso de la vacuna de Johnson & Johnson (J & J) en todo el estado a partir de hoy mismo, de acuerdo con la recomendación de la FDA (por su sigla en inglés, Administración de Alimentos y Medicamentos) y los CDC (por su sigla en inglés, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades). El uso de esa vacuna permanecerá en pausa hasta que recibamos más recomendaciones de las autoridades federales en cuanto a la mejor manera de proceder. La seguridad es la máxima prioridad cuando se trata de las vacunas contra la COVID-19.

Esta medida se toma como precaución debido a la aparición de un efecto secundario que es poco frecuente, pero grave: coágulos de sangre en el cerebro (trombosis de los senos venosos cerebrales [TSVC]) (solo en inglés) en combinación con bajos niveles de plaquetas, en 6 pacientes, todas mujeres menores de 50 años. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por su sigla en inglés) de los CDC revisará estos casos en los próximos días e indicará cómo proceder. 

Hasta el momento, en Washington, se han administrado unas 160,000 dosis de la vacuna de J & J de un total de más de 4 millones de dosis. Según la información de la que disponemos, ninguna de las 6 pacientes que presentaron estos coágulos de sangre eran residentes de Washington.

Aunque es lamentable que se produzcan eventos adversos como los coágulos de sangre, es importante recordar que de las 6.8 millones de vacunas de J & J que se aplicaron en todo el país, hasta donde se sabe, solo 6 personas han tenido este efecto secundario. Este número representa un porcentaje inferior al 1 %, lo que indica que este efecto secundario, si bien es grave, también es extremadamente poco frecuente. 

El riesgo de tener esta complicación ahora es muy bajo para las personas que recibieron la vacuna hace más de un mes. Quienes hayan recibido la vacuna de J & J y presenten dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en la pierna o dificultad para respirar en las 3 semanas posteriores a la vacunación deben comunicarse con su proveedor de atención médica. Por otro lado, esta situación demuestra la solidez del funcionamiento de los sistemas de control de la seguridad de las vacunas, ya que este posible problema de seguridad se identificó de forma temprana y la vacunación se suspendió mientras se sigue investigando.

Aún no se conoce con certeza la causa de este efecto secundario, pero según señaló hoy la FDA, probablemente se trate de una respuesta inmunitaria poco frecuente que produce el organismo después de recibir la vacuna.

El DOH seguirá atento a lo que suceda con la vacuna de J & J y actualizará la información sobre el uso cuando se revalúe la suspensión y una vez que esta se levante.

Ingrese al sitio web del DOH cuando necesite una dosis saludable de información. Encuéntrenos en Facebook y síganos en Twitter. Regístrese para recibir el blog del Departamento de Salud, Bienestarwa.