Las tendencias de la COVID-19 son inciertas tras un aumento de la actividad antes del Día de Acción de Gracias

Las tendencias de la COVID-19 son inciertas tras un aumento de la actividad antes del Día de Acción de Gracias

OLYMPIA. El Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) publicó hoy el último informe de situación estatal (solo en inglés) sobre la transmisión de la COVID-19. Debido a que las decisiones de las personas con respecto a someterse a una prueba o solicitar atención médica tienden a cambiar durante las fiestas, los datos de casos y hospitalizaciones para la semana del Día de Acción de Gracias podrían no representar correctamente la actividad de la enfermedad. Por lo tanto, el informe usa datos con un tiempo de retraso más largo de lo normal y refleja una incertidumbre importante respecto de la situación actual.

Las conclusiones del informe son las siguientes:

  • La COVID-19 siguió propagándose rápidamente en todo el estado hasta mediados de noviembre. Hasta el 15 de noviembre, las mejores estimaciones del número reproductivo básico (la cantidad de personas nuevas que infectará cada paciente positivo de COVID-19) fueron de 1,44 en el oeste de Washington y de 1,33 en el este de Washington. El objetivo es alcanzar un número reproductivo básico muy inferior a uno, lo cual significaría que la transmisión de COVID-19 está disminuyendo.
  • De 39 condados, 30 tuvieron tasas por encima de los 200 nuevos casos por cada 100 000 personas antes del Día de Acción de Gracias. Esto indica que la actividad de COVID-19 es elevada y generalizada en Washington.
  • Los casos, las hospitalizaciones y las muertes siguieron aumentando bruscamente desde el último informe. El promedio móvil del recuento de casos de siete días en el oeste de Washington fue de más de ocho veces mayor el 20 de noviembre que el 12 de septiembre. En el este de Washington, el promedio aumentó cinco veces en el mismo período.
  • Las hospitalizaciones diarias han aumentado y, hasta el 20 de noviembre, habían llegado a los niveles máximos de marzo. En el este de Washington se observó un aumento de casi tres veces en las hospitalizaciones diarias desde el comienzo de septiembre. En el oeste de Washington, las hospitalizaciones diarias aumentaron más de cuatro veces desde el comienzo de octubre.
  • Durante el mes de noviembre, la cantidad de camas de hospital ocupadas por pacientes con COVID-19 aumentó considerablemente en todo el estado. Las camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) ocupadas por pacientes con COVID-19 muestran una tendencia similar, con aumentos especialmente elevados en el oeste de Washington.
  • Si siguen aumentando las hospitalizaciones, podríamos observar que la ocupación de los hospitales se duplicaría cada dos semanas. La ocupación de los hospitales aumenta más rápido que las hospitalizaciones, debido a que los pacientes con COVID-19 generalmente se quedan en el hospital más de un día. El aumento de los porcentajes de población general infectada activamente con la COVID-19 podría provocar una escasez del personal de los hospitales. Los hospitales de Washington ya han reducido los procedimientos no urgentes para aumentar la capacidad, aunque la posibilidad de crear más capacidad puede ser limitada. No está claro aún si estamos comenzando a ver una estabilización de las hospitalizaciones o si el crecimiento exponencial continuará. 
  • El crecimiento de casos se encuentra ampliamente distribuido en todo el estado. Entre los cinco condados más grandes, Clark, Snohomish y Spokane, se siguieron observando aumentos en los casos. Los casos parecieron estabilizarse en los condados de King y Pierce. En varios condados de tamaño medio (Benton, Cowlitz, Franklin, Grant, Skagit, Thurston y Yakima) se observó un aumento elevado hacia mediados de noviembre, con algo de estabilización hacia el 20 de noviembre. Otros condados de tamaño medio, como Kitsap y Whatcom, siguieron teniendo aumentos.
  • Muchos condados pequeños siguen afectados por los aumentos, con una cantidad elevada de casos en comparación con el tamaño de la población. Muchos de estos condados (Adams, Asotin, Clallam, Walla Walla y Whitman) llegaron a una meseta recientemente, pero aún tienen un recuento elevado de casos. Otros (Chelan, Kittitas, Lewis, Stevens) siguieron teniendo aumentos. Muchos condados (Mason, Okanogan, Pacific, Pend Oreille, Columbia, Ferry, Skamania, Wahkiakum) tuvieron una cantidad general de casos baja, pero se siguen observando aumentos. Las tasas de casos per cápita fueron particularmente elevadas en varios condados del sudeste.
  • El porcentaje general de residentes del estado de Washington infectados activamente con la COVID-19 superó en noviembre el pico de finales de marzo. El mejor cálculo basado en modelos hasta el 20 de noviembre fue de 0,52 %.

“Seguimos observando algunas tendencias alarmantes en nuestros datos, mientras esperamos ver el impacto total de las reuniones que se realizaron durante el Día de Acción de Gracias”, indicó el secretario de salud John Wiesman. “Debemos mantener el rumbo ahora que se acercan las fiestas para evitar una sobrecarga en los hospitales. Si bien hay motivos para tener esperanzas, incluido nuestro avance hacia la distribución de la vacuna contra la COVID-19, en este momento debemos continuar tomando las decisiones que sabemos que disminuirán la transmisión. Les pedimos que usen la mascarilla, hagan reuniones virtuales y se queden en casa lo máximo posible”.

El DOH se encuentra asociado con el Instituto de Modelización de Enfermedades, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, la Universidad de Washington y el programa de Inteligencia Artificial para la Salud de Microsoft con el propósito de desarrollar estos informes cada semana de por medio. Puede encontrar más datos sobre la COVID-19 en el registro de datos del DOH (solo en inglés) y en el registro de evaluación de riesgos del estado (solo en inglés).