Recursos de Central Washington para apoyar las necesidades de cuidado a largo-plazo de alta prioridad en la pelea contra el COVID-19

Camp Murray, WA – Después de consultar con las autoridades locales, el Gobernador, Jay Inslee y la Vicealmirante (ret.) Raquel Bono, M.D, anunciaron hoy la decisión de utilizar recursos en Central Washington para asegurarse que las personas más vulnerables estén protegidas.

El Estado de Washington solicita que 100 empleados y otros recursos que fueron desplegados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) al hospital anteriormente conocido como Astria Regional Medical Center en Yakima que sean enfocados a apoyar instalaciones de cuidado a largo-plazo, a otras partes del estado, donde los casos de COVID-19 continúan ocurriendo.

El hospital Astria, fue identificado adecuado para asistir a 250 pacientes de baja agudeza para aliviar la carga de los hospitales locales, será retenido y se podrá reabrir en caso de un incremento de pacientes con el COVID-19.

Inslee dijo que la decisión fue un avance positivo en la pelea contra el coronavirus. “Gracias a la cooperación de las comunidades y los negocios, nuestra orden “quédese en casa, manténgase saludable” está empezando a funcionar,” dijo el gobernador. “Pero todavía no podemos bajar la guardia, tenemos que continuar explorando las opciones y evaluando el mejor uso de las instalaciones alternes para asegurarnos que estén disponible donde más se necesiten.”

“Cuando empezamos a planear agresivamente para el aumento de personas internadas, teníamos la preocupación que el lado Este de Washington no tuviera la misma capacidad que el Oeste de Estado.” Comentó Bono, la directora, del Washington State COVID-19 Health System Response Management. “Sin embargo, el condado de Yakima y sus alrededores han hecho un buen trabajo al incrementar su propia capacidad y al crear su propio sistema de asistencia en el ‘Freedom Field,’ que el Estado ahora puede tomar la función de apoyo.”

“Mientras tanto, continuamos monitoreando las instalaciones de cuidado a largo-plazo y estamos viendo casos positivos de COVID-19 entre los pacientes y los trabajadores de cuidado médico que los cuidan.” Añadió Bono. “Es esencial que cambiemos nuestros recursos a esa población de personas vulnerables. Al hacer eso, podremos separar a las personas enfermas, reducir el número de personas infectadas, y finalmente reducir el volumen de pacientes que requieren hospitalización por el COVID-19.”

Bono dijo que la decisión del hospital Astria fue tomada al consultar oficiales de labor, hospital y salud locales, y la Coalición de Salud Regional de Emergencias y Desastres (REDi), durante visitas a Yakima y otras comunidades en el Este de Washington en los últimos dos días.

“Quería asegurarme que estos centros más rurales estén bien preparados para el COVID-19,” dijo Bono. “Al escuchar a los expertos desplegados a esta emergencia, me dio confianza que ellos están bien coordinados y preparados.”