Transmisión de COVID-19: estado de Washington en una encrucijada al comienzo del otoño

Transmisión de COVID-19: estado de Washington en una encrucijada al comienzo del otoño

OLYMPIA. El Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) publicó hoy el último informe de situación estatal (solo disponible en inglés). El informe muestra que el número de casos de COVID-19 sigue disminuyendo en general tanto en el este como en el oeste de Washington, aunque algunos condados están experimentando estabilizaciones o aumentos de la actividad de la enfermedad.

Las conclusiones del informe incluyen lo siguiente:

  • Ahora que empezó el otoño, podemos frenar la curva si todos mejoramos un poco más las medidas de precaución que ya venimos tomando para contener el virus. Hemos mantenido el número reproductivo (la cantidad de personas nuevas que infectará cada paciente con COVID-19) cerca de uno en todo el estado desde julio. Al 10 de septiembre, nuestras mejores estimaciones del número reproductivo eran de 1.14 en el oeste de Washington y de 0.92 en el este del estado. El objetivo es alcanzar un número reproductivo muy inferior a uno, lo cual significaría que la transmisión de COVID-19 está disminuyendo.
  • Todavía observamos diferencias significativas con respecto a la actividad de la enfermedad de un condado a otro. Los condados de Benton, Clark, Franklin, Pierce y Spokane están experimentando estabilizaciones en su recuento de casos. Esta es una tendencia preocupante, ya que el riesgo de COVID-19 puede aumentar al entrar en el otoño. Después del 10 de septiembre, en el condado de Spokane, estamos viendo aumentos en el número de casos, lo que es particularmente llamativo porque los datos correspondientes a ese período todavía no están completos y prevemos que el recuento de casos seguirá aumentando a medida que se comuniquen más resultados de las pruebas.
  • Estamos en una encrucijada a nivel estatal, ya que la gente empieza a pasar más tiempo en lugares cerrados y algunas escuelas adoptan modelos educativos híbridos u otros modelos presenciales. Incluso pequeños incrementos en los contagios debido a estos cambios pueden dar lugar a un crecimiento exponencial de los casos. Sin embargo, si colectivamente mejoramos un poco nuestro comportamiento y las condiciones de los ambientes donde nos reunimos, podríamos disminuir la transmisión lo suficiente como para permitir la reapertura de más jardines de infantes y escuelas primarias y secundarias. A modo de ilustración, el informe incluye proyecciones para el condado de Pierce si la transmisión continúa a los niveles actuales y si la transmisión disminuye a los niveles de mediados de agosto.

“A medida que el clima se vuelve más frío y la gente pasa más tiempo en lugares cerrados, todos debemos tomar medidas de precaución para reducir el riesgo de COVID-19”, expresó la Dra. Kathy Lofy, oficial de la salud estatal. “Si se reúne en lugares cerrados con personas que no son miembros de su hogar, es fundamental que el grupo sea lo más pequeño posible. Limite la cantidad de tiempo que pasan juntos y la cantidad de reuniones que tienen. Todos deben usar tapabocas y permanecer, al menos, a seis pies (dos metros) de distancia entre sí. Abrir las ventanas también puede mejorar la ventilación, aunque signifique tener que abrigarse más para no pasar frío”.

El DOH se asocia con el Instituto de Modelado de Enfermedades, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, la Universidad de Washington y el programa de Inteligencia Artificial para la Salud de Microsoft para desarrollar este informe semanal. Puede encontrar más datos sobre la COVID-19 en el sitio web del DOH (solo disponible en inglés) y en el registro de evaluación de riesgos del estado (solo disponible en inglés).