Preocupa que el aumento de casos signifique que “la oleada de otoño” está comenzando; los expertos dicen que debemos actuar ahora para revertir la tendencia

Preocupa que el aumento de casos signifique que “la oleada de otoño” está comenzando; los expertos dicen que debemos actuar ahora para revertir la tendencia

OLYMPIA. Los datos del Departamento de Salud del Estado de Washington (solo disponible en inglés) muestran que la cantidad de casos en los condados de la zona oeste de Washington está aumentando a un ritmo alarmante, en algunas áreas de manera similar o más rápido que en picos anteriores. A medida que los casos en los condados de King, Pierce y Snohomish continúan con una marcada tendencia ascendente, los funcionarios de salud advierten que podemos estar ingresando en la oleada de otoño.

Este no es un problema que estamos enfrentando por nuestra cuenta. A nivel nacional, las cifras también son preocupantes: el viernes pasado hubo 70 000 casos en un día en los Estados Unidos (solo disponible en inglés), lo cual iguala al mayor retroceso, en el mes de julio, cuando la actividad de la enfermedad era alta. Estos casos están aumentando y no se debe a los brotes localizados, sino que se debe a la transmisión generalizada de la enfermedad. Una oleada de casos en este momento podría tener consecuencias muy graves para nuestro sistema de atención médica, para los planes locales de abrir las escuelas y para la recuperación económica del estado, entre otros.

“Si esto sucede, pondremos a todos en riesgo, pero especialmente a los ancianos, padres, abuelos y a aquellas personas con diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer y otras enfermedades crónicas. Una oleada de COVID-19 junto con la temporada de gripe nos pone en un enorme riesgo de sobrecargar nuestros sistemas hospitalarios y de deshacer otros avances estatales importantes hacia la contención”, indicó el secretario de Salud, John Wiesman. “Sin embargo, si todos hacemos lo que corresponde podemos invertir esta tendencia”.

En este momento, están sucediendo tantas cosas que hacen que nuestros esfuerzos sean un desafío. La gente ha estado en esto durante meses, la escolarización en línea está atrayendo la atención de las personas con niños en casa y todos estamos sintiendo algún tipo de cansancio debido al aislamiento. Pero ahora es el momento de duplicar nuestros esfuerzos para protegernos y proteger a los demás de la COVID-19. Es el momento de reunir a sus vecinos y comprometerse con comportamientos fundamentales que eviten la propagación del virus, tales como los siguientes:

  • Usar una mascarilla, incluso con la gente que frecuenta y en sus círculos sociales íntimos y en todo momento si comparte el transporte, incluso mientras está en su propio vehículo con otras personas.
  • Mantener reuniones pequeñas y, si es posible, organizarlas al aire libre.
  • Evitar cualquier reunión social en espacios cerrados (solo disponible en inglés), pero si debe participar de una, use una mascarilla y asegúrese de que las puertas y ventanas estén abiertas para maximizar la ventilación.
  • Lavarse o higienizarse las manos con frecuencia y no tocarse la cara.
  • Quedarse en casa si está enfermo o si ha estado expuesto a la COVID-19.

“Es momento de aplanar la curva nuevamente”, declaró la Dra. Kathy Lofy, oficial de Salud del Estado. “Soy optimista en que vamos a poder llevar a nuestros hijos a la escuela, mantener nuestros negocios abiertos y controlar la propagación de la COVID-19 si todos hacemos nuestra parte”.